Escritores y poetas en las clases de Lengua


Dani, alumno de cocina en el Centro Norte Joven de Fuencarral, se considera alguien muy diferente a los demás y lo es. Pocos jóvenes a su edad habrán escrito un libro y habrán movido cielo y tierra para verlo publicado en la plataforma wattpad.

“A los 10 años a Dani le gustaba mucho dibujar, caricaturas, muy básicas, muy sencillas, pero ya con su bocadillo para los diálogos. En 6º de primaria escribió su primera historia, una página y media ocupaba y poco a poco fue alargando las historias. Pero como le gusta tanto el género de terror, era tal la euforia, que prácticamente morían todos en el primer capítulo”, nos cuenta Gabriela, madre de Dani.

A los 13 o 14 años comenzó a escribir historias que se le ocurrían, que imaginaba. Ya con 16 o 17, en el instituto en el que estudiaba entonces, comenzó a leer “El príncipe de la niebla” de Carlos Ruiz Zafón. “Recuerdo que íbamos en el coche y nos iba leyendo ese libro, sin duda le marcó. Hubo un cambio de estilo, maduró a partir de aquella lectura” nos explica Gabriela. Esa fue la lectura revelación que le empujó a escribir, eso y una gran dosis de imaginación y creatividad. “Leo poco, sé que tengo que leer más para mejorar- nos confiesa Dani-. Pero cuando lo hago, el género que elijo siempre es misterio, terror, espionaje… Y por eso lo que escribo siempre es de terror y misterio, un género oscuro, como dicen mis padres. Una vez comencé a escribir una historia de aventuras, inspirándome en mi hobbie de scout, pero llegó un punto en que no supe cómo estructurarla y no sabía qué añadirle para construir una historia entretenida”.

Dani es un joven del siglo XXI, escribe sus historias tecleando sobre un ordenador y siempre buscando crear su propio mundo. “Escribo para divertirme, para expresar lo que imagino. Es como una mezcla de felicidad y algo más, que no sabría describir. Y siempre con el objetivo de compartirlo, en internet, con otros lectores. No espero ganar dinero con ello. Aunque, claro que me gustaría que algún día llegasen a una editorial y con ello a las librerías”.

El propio título es el que le suele dar la clave para escribir una historia. Primero, busca imágenes en internet que puedan tener relación con la historia que imagina, de la imagen llega al título y ¡comienza la historia! En 2018 empezó en la plataforma wattpad, con la historia de “El Campo Olvidado”. Tras ésta, llegaron otras historias como “La Avenida 614” y “Sus Leyendas (Los Nexus Perdidos 1)”. “Él se encargó de investigar y de moverse, nos quedamos alucinados cuando sacó el primer libro a la venta. Lo que nos demuestra una vez más que cuando quiere, mueve cielo y tierra y voltea el mundo para conseguirlo”- apunta la madre de este futuro cocinero y continúa- “Es una satisfacción enorme ver que ha logrado hacer este tipo de cosas”.

Cuando le preguntamos a Dani “cocinero o escritor” no duda en su respuesta “Me gusta escribir, pero es un hobbie, no quiero vivir de la escritura. Cuando llegué a Norte Joven, fue un milagro. Estaba cansado del instituto y pensé, ya está, verás cómo va a ser otro año más. Pero cambió todo y mucho. Es un centro donde te sientes muy a gusto y la formación que estoy recibiendo es muy valiosa. Siempre me ha gustado la cocina. Quiero trabajar en cocina y, en mi tiempo libre, seguir escribiendo”.

Y de un escritor, al que sus compañeros de clase le hicieron una ronda de preguntas como si de una rueda de prensa se tratara, a una poeta, como Alexandra, una de las alumnas de carpintería del Centro Norte Joven Fuencarral, que nos ha dejado esta vídeo poesía como parte de la actividad “Poetas por un día” que plantearon online en mayo, al alumnado en el área lingüística de Norte Joven.

Esta actividad se enmarca en el proyecto «De Quijanos a Quijotes» de Norte Joven y Federación Coraje, subvencionado por la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura y Deporte para el fomento y promoción de la lectura.