Una nueva oportunidad para Yannick. El proyecto SER cumple su primer año


Yannick llegó a España procedente de Camerún. Conoció Norte Joven a través de otra entidad, Pueblos Unidos, y entró en uno de los dos primeros grupos del Proyecto SER. Corría el mes de mayo de 2019, apenas hace ahora un año. Para llegar hasta el proyecto SER, Yannick había tenido que superar enormes dificultades y aún le quedaban grandes obstáculos que salvar.

Lo que no imaginaba este joven luchador, era que 12 meses después todo iba a ser tan distinto. “Me gustaría vivir tranquilamente en una casa, que sea mía. Casi he alcanzado mi sueño– nos cuenta Yannick-. Me falta la segunda parte de secundaria y jornada completa en el trabajo. Creo que lo voy a conseguir”.

Llegó a Norte Joven para participar en el Proyecto SER, recibir clases de castellano, alfabetización digital, contenidos socio-culturales sobre España, talleres de orientación vocacional y laboral y otras actividades socioculturales complementarias. “Lo que más me ha costado ha sido madrugar, porque vivía muy lejos del centro. Pero tenía claro que había que hacerlo para conseguir lo que quería. Norte Joven me ha ayudado en muchísimas cosas, enseñándome el idioma y apoyándome dentro y fuera del centro. Sobre todo, me han animado mucho, eso ha sido muy importante; cuando he atravesado momentos difíciles han estado ahí”.

Pronto descubrió en la cocina su pasión. Comenzó su itinerario formativo personalizado en el taller de cocina, del Centro Norte Joven Alcobendas. “Lo que más me gusta de la cocina es que es una profesión que permite hacer disfrutar a la gente a través de la comida” nos dice Yannick.

Aprender y seguir mejorando su castellano, los talleres de orientación vocacional, la formación en cocina, preparar secundaria… ha sido una carrera de fondo que ha exigido a Yannik fortaleza y mucho esfuerzo para superar las adversidades. Su recompensa, llega ahora que ha conseguido un empleo. Ha comenzado a trabajar este mes en un restaurante de nueva apertura en Madrid, como ayudante de cocina. “He encontrado gente muy amable, somos como una familia” nos dice el futuro cocinero.

Sin duda, su paso por Norte Joven ha supuesto, primero en el Proyecto SER y después en la formación en el itinerario de cocina, un eslabón clave para su integración en el mercado laboral. “Para mí Norte Joven es un sitio donde te dan una gran oportunidad para poder salir adelante y mejorar tu vida. Sobre todo, me sale decir que son buenas personas”. Historias de superación como la de Yannick, nos animan a seguir creando nuevas oportunidades.


Noticias relacionadas

3 octubre, 2022