Vuelta «al tajo» de aprendices


Después de la suspensión de la actividad en el sector de la construcción durante dos semanas, los aprendices del programa de Formación Dual han vuelto al trabajo en obras de construcción el día 13 de abril. Los 32 participantes prácticamente han culminado su formación en el certificado de profesionalidad de nivel 2, que recibían en Agremia una semana al mes, y mantienen su contrato de trabajo en obras de construcción.

La labor de refuerzo y apoyo del preparador laboral de Norte Joven, que ha mantenido el contacto telefónico diario con los aprendices desde la reincorporación al trabajo, ha sido fundamental para mantener la motivación de los jóvenes.

Han acogido con ánimo y ganas la vuelta al trabajo, aunque eso supusiera tener que poner el despertador de nuevo como nos cuenta Mario. “En mí es algo normal que me cueste volver, después de un tiempo, y sin duda lo que aún me costó más es volver a madrugar para entrar a las 7 de la mañana. Pero me va bien, tomando las medidas de protección e higiene para evitar contagios. Contento de seguir con la formación dual, sobre todo ahora que estoy a punto de superar mi segundo año de contrato de formación y aprendizaje”.

Los jóvenes somos el futuro

Para Abel, otro participante en el Programa de Formación Dual, ha sido lo contrario “No me ha costado nada, todo lo contrario, tenía ganas de volver a mi trabajo. Al principio sentí un poco de inseguridad, pero con actitud positiva se soluciona. La verdad es que me desenvuelvo muy bien, estoy muy contento. Siento que ayudo aplicando las normas de seguridad y trabajando para aportar un granito de arena en la economía. Es importante mantener la economía, es necesario. Los jóvenes somos el futuro y animarnos con trabajo y estudios nos ayuda a hacer nuestras tareas con más ganas de aprender y ser mejores”.

“En mi caso no he parado de trabajar- nos explica David-. Cuando se decretó la suspensión de la actividad, mantuve mi puesto de trabajo realizando tareas de mantenimiento y acondicionamiento en la sala de máquinas del Hospital Doce de Octubre de Madrid. El día a día ya se hace muy pesado, al no poder salir de la rutina “de casa al trabajo y del trabajo a casa”, pero cada día me desenvuelvo mejor en mi trabajo. Siempre que hablemos de estudios y de trabajo, considero que es una oportunidad, en esta situación o en cualquiera. Mi actividad laboral habitual siento que ayuda a mantener activo un importante sector económico, porque la construcción representa un importante motor económico del que dependen muchas empresas y muchas familias. Espero que esto sea pasajero, no debemos parar nuestras vidas porque todo tiene que salir adelante”.


Noticias relacionadas

3 octubre, 2022