#CambiandoHistorias | Francisco, antiguo alumno de Carpintería Fuencarral


Francisco es una de esas personas de espíritu jovial, mirada despierta y semblante alegre quien, por muchos años que pasen, no pierde la apariencia de joven entusiasta. ¡Y han pasado más de 26 años! “Llegué a Norte Joven con 16 o 17 años. ¡Era un pieza! Estaba en casa completamente desorientado, sin ganas de hacer nada, solo me preocupaba salir de fiesta con los amigos. Un día llegó a casa mi hermano, alumno de Norte Joven de la primera promoción, ¡la de 1985! y me dijo: “Paquito, tú sabrás lo que quieres hacer con tu vida, pero deberías hacer algo para tener un futuro”. Así que, me cogí una motillo que tenía y le dije a mi amigo Hamid- que también estaba sin hacer nada- sube, vente conmigo, vamos a Norte Joven. Cuando llegué al centro de formación de entonces en Fuencarral, la verdad es que me entró un poco de agobio. Pensé ¿dónde te estás metiendo, Paquito? Al principio formarme no entraba en mis planes, pero Norte Joven abrió mi mente, me ayudó a centrarme y a buscar una salida en mi vida” nos cuenta Francisco, que se formó en carpintería allá por el año 1991 o 1992, obtuvo el título de- entonces- Graduado Escolar.

En casa de mis padres aún conservo algunos taburetes y sillas con el asiento tipo tabla de ajedrez que hice en el taller durante mi formación. Me fui lanzando a hacer cosas en casa, pequeños arreglos de albañilería. Y ahora acabo de montar la cocina en casa y ya me ha dicho mi mujer que tengo que hacer también los baños nuevos ¡no paro! Cuando acabé mi formación en Norte Joven no me faltó trabajo y desde entonces siempre he estado ocupado. Estoy trabajando en logística, en una gran empresa de logística y mensajería para España y Europa. Además, el dibujo siempre se me ha dado muy bien, así que en mi tiempo libre pinto retratos con portaminas para regalar y, además, soy tatuador acreditado” así descubrimos un poco más a Francisco, un gran talento para el dibujo que sueña con que algún día pueda ser su profesión y concluye este antiguo alumno “Norte Joven me ayudó a cambiar mi historia, a centrarme, a aprovechar esta oportunidad, porque luego en el trabajo si no eres válido, ese mismo día te dicen que te largues. Hay un mensaje que me gustaría dejar a los jóvenes que están formándose ahora en la asociación: Si luchas, puedes perder, pero si no luchas, estás perdido”.


Noticias relacionadas

3 octubre, 2022