Testimonio de Abdeslem, antiguo alumno del grupo de adultos de Alcobendas


Conocí Norte Joven dos años después de llegar, porque mi mujer se apuntó a las Aulas Abiertas de “Español para extranjeros” de Norte Joven en Alcobendas, aunque no fue hasta casi 10 años después que comencé a formarme en el Centro de Alcobendas.

Aún recuerdo mi primer día en el taller, nunca antes había hecho nada de Electricidad y cuando Juanjo, el maestro, me pidió que alineara un panel no sabía ni por dónde empezar. Tuve que repetir el trabajo hasta que lo conseguí hacer bien. En las clases de la ESO sacaba muy buenas notas, aunque al principio tenía dificultades en la asignatura de Lengua, por el idioma; el idioma siempre es la llave para integrarte rápidamente en otro país. Gracias a la Asociación conseguí un trabajo en mantenimiento y limpieza en una planta industrial de reciclaje y no pude rechazarlo, aunque mi sueño sigue siendo trabajar en Electricidad y llegar a ser oficial de Electricista, este empleo me acerca a alcanzar esta meta.

Valoro muy positivamente mi participación en el proyecto #ConectadosAlEmpleo, creo que me ha aportado mucho y, sobre todo, ha hecho que aumente más mi vocación profesional por la Electricidad. Primero participé como alumno y ahora ya voy como técnico, responsabilizándome de 3 jóvenes alumnos y alumnas de Norte Joven cuando vamos a las viviendas a hacer las auditorías energéticas. Ahora soy yo quien tiene que darles respuestas, resolver dudas, corregir incidencias técnicas, estar pendiente de que cuiden y respeten las cosas desde que llegamos hasta que salimos de la vivienda, que ofrezcan una correcta atención al cliente… La sensación es como la de una persona a la que le dicen “aquí te dejo a mis tres hijos, cuídamelos”. Además, detrás de todas estas intervenciones también está la imagen de Norte Joven, que hay que preservar.

Estoy convencido de que cualquier persona puede conseguir lo que se proponga, pero hay que querer aprender y tener interés en aprender. Norte Joven ha estado a mi lado en todo, no solo ofreciéndome formación, es más que una familia para mí – nos confiesa emocionado Abdeslem-. Me ha mostrado salidas, me ha ayudado, ¡me ha conseguido un trabajo! Siento una enorme gratitud, necesito poder devolver algo a Norte Joven de lo mucho que me ha dado. Siempre le digo a los jóvenes que aprovechen la oportunidad y ¡la edad que tienen! Porque la vida está muy complicada, muchas personas hacen favores con cálculo, es como una mesa de billar, si no echas la moneda no te da bolas; por eso, hay que respetar mucho todo lo que te da Norte Joven a cambio de nada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *